La endodoncia es un tratamiento de conducto es un tratamiento que se utiliza para reparar y salvar un diente que está muy deteriorado o infectado.

Dentro de su diente, debajo del esmalte blanco y una capa dura llamada dentina, hay un tejido blando llamado pulpa. Este tejido contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo, que ayudan a que la raíz del diente crezca durante su desarrollo. Un diente completamente desarrollado puede sobrevivir sin la pulpa porque el diente continúa nutriéndose de los tejidos que lo rodean.

Quitar la pulpa lesionada o infectada es la mejor manera de preservar la estructura del diente.

Las causas comunes de daño a la pulpa incluyen: Deterioro profundo debido a una cavidad no tratada, múltiples procedimientos dentales en el mismo diente, una astilla o grieta en el diente, una lesión en el diente, infecciones.

Los síntomas más comunes de una pulpa dañada incluyen dolor en los dientes e hinchazón y sensación de calambres. El dentista examinará el diente que tiene el malestar y tomará radiografías para confirmar el diagnóstico. El dentista te dará un tratamiento completo y te explicará cada paso que hará con tu diente.

Si crees que tienes alguno de los síntomas arriba mencionados, no dudes en llamar a Dental Grandes Sonrisas.